El Cambio por Hacer: Cómo Manejar la Orina en las Piscinas

May 10, 2021
/

 La orina en las piscinas es un problema que genera mala calidad de agua y de aire, en lugar de tratar de hacer que los nadadores dejen de hacer pipi en la piscina (lo cual nunca pasara) se pueden tratar ciertas estrategias. 

 
 
 
Video Thumbnail
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
2:00
 
1:32
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Este artículo sobre la orina fue originalmente publicado por la NSPF en sus sitio de internet.

La manera más práctica de tratar la orina en las piscinas

La natación es un deporte y una actividad increíble. En mi opinión, sus beneficios superan significativamente a las ideas negativas que se generan gracias a los informes de que la gente orina en la piscina. Si bien es posible que esa percepción negativa nunca desaparezca, orinar en la piscina es un problema que se puede manejar tanto directa como indirectamente. En este artículo describiremos el problema y mi opinión acerca de cómo atenderlo.

Los nadadores

Mi opinión al respecto no es ningún secreto. Ya había en el pasado, redactado un artículo acerca de cómo los nadadores se hacen pipi en la piscina y ha generado algo de ruido en diversos sitios de noticias de la natación hablando no solo de mi opinion pero tambien de otros problemas de salud relacionados. En resumen, los nadadores hacen pipí en la piscina y existen ciertas justificaciones. Sin hablar mas al respecto, esperar que los nadadores cambien sus costumbres, no es algo muy prometedor. 

Estoy de acuerdo con la mayoría de las opiniones de los expertos, pero estoy muy en desacuerdo con sus soluciones. En mi opinión, las soluciones deben ser generalizadas para la mayor parte de usuarios. Educar a los nadadores sobre el tema, tampoco es muy coherente.  Lo sé porque lo he intentado. Claro, las ideas para resolver indirectamente el problema al prevenir la causa son válidas y seria lo mejor... excepto que son poco realistas y, por lo tanto, ineficaces. Prefiero abordar el problema de frente y tratar las piscinas como si la orina fuera parte de la química. 

Parece ser que la mayoría de los nadadores creen en el mito de que el cloro mata a la orina; un mito que hace que orinar en la piscina no se escuche tan desagradable. Sin embargo esta información es falsa y conduce problemas... algo así como el mito de que las piscinas de sal no contienen cloro. Hasta que se desmienta esta información, las personas seguirán pensando que no es gran cosa orinar en la piscina y, por lo tanto, seguirán haciéndolo.

 

desinfeccion "Los fundamentos de la química y la desinfección del cloro". Bowman & Mealy, 2007. Laboratorio de Higiene del Estado de Wisconsin

En realidad, la orina es esteril, así que no hay nada que el cloro pueda o deba "matar" o desinfectar. Por otra parte, la orina está hecha de materia orgánica, la cual es oxidada por el cloro. Entre esta materia orgánica se encuentra el compuesto conocido como urea, que está directamente relacionada con una gran cantidad de subproductos desinfectantes  (DBP por sus siglas en inglés) una vez es oxidada por el cloro. Son estos DBP los que son dañinos para los seres humanos y causan problemas en la calidad del aire y el agua. El objetivo principal del cloro es desinfectar, pero según el estudio realizado por Bowman & Mealy del Laboratorio de Higiene del Estado de Wisconsin en el 2007, la desinfección con cloro no puede continuar hasta que se haya completado la demanda de oxidantes. Por lo tanto, una forma en que los operadores pueden abordar directamente este problema es ayudar a destruir la demanda de oxidantes para que el cloro no tenga que hacer todo el trabajo por si solo. Para ello, las enzimas catalíticas han demostrado ser muy eficaces.

Razones por las cuales los usuarios eligen orinar en la piscina

En resumen, esta situación sucede debido a las adversidades que implica orinar en el baño.

ALTERNATIVA 1: SALIR Y ORINAR EN EL BAÑO

Estas son solo cuatro de las muchas razones por las que los nadadores (como yo) a menudo optan por hacer pipi en la piscina:

1.    Interrumpir el entrenamiento.  No solo para los propios nadadores, sino para sus compañeros de equipo. Una gran parte de la cultura de la natación es ser duro y sobrevivir a las series duras y agotadoras. Saltar a usar el baño puede percibirse como saltarse el trabajo duro. La culpa por sí sola hace que esta opción sea indeseable.
2.     Hace mucho frío.  Si aceptamos la ciencia que nos dice que orinar en la piscina es malo (lo cual deberíamos, porque es cierto), también debemos aceptar la ciencia del enfriamiento evaporativo. En otras palabras, cuando estamos mojados y expuestos al aire, tenemos frío. Ponemos mucha energía para calentarnos para el entrenamiento, así que ¿por qué salir y temblar? Es una gran interrupción del entrenamiento. Para mí, esta fue una de las principales razones por las que no saldría.
3.    Falta de instrucción del entrenador.  Si alguna vez quieres molestar a un entrenador o compañero de equipo, haz preguntas sobre el set después de que te hayan explicado. Es posible que los no nadadores no comprendan la complejidad de un entrenamiento de natación en una pizarra, pero no es exactamente un inglés simple. Hay abreviaturas, flechas, números, corchetes, etc. Incluso si puede leer el entrenamiento, es posible que pierda el enfoque del conjunto.
4.    Durante una competencia, usamos trajes de carreras.  Para entender lo que quiero decir, puede ver este video. Luego imagine ser una chica que tiene que saltar de la piscina, ir al baño, quitarse el traje de competencia para orinar y luego volver a ponérselo (ahora mojado) mientras está fría y temblando.

 

ALTERNATIVA 2: AGUANTARSE LAS GANAS

Dos cosas a tomar en cuenta: estar en el agua ejerce mucha más presión sobre la vejiga de lo normal y al nadar uno debe de mantenerse hidratado. Si puede realizar un entrenamiento de 5,000 metros sin orinar, probablemente esté gravemente deshidratado. Beber y orinar es mucho mejor que estar deshidratado y sufrir de calambres.

Ahora, si pudiéramos arreglar este problema de raíz, la calidad del agua mejoraría instantáneamente. Sería maravilloso si la gente dejara de orinar en la piscina, o incluso simplemente si orinara menos, pero no tenemos forma de saber, medir o regular la situación (excepto el tinte ficticio que hace que la orina sea fácilmente visible). Entonces, ¿qué podemos hacer para manejar la orina en la piscina?

Enfrentarse a la realidad

Como lo dije anteriormente, mi opinión es tratar la piscina y el aire como si la orina presente fuera inevitable. No hemos encontrado una sola solución mágica que resuelva este problema. Sin embargo, existe una combinación de productos y sistemas que funcionan a la perfección para reducir el problema de manera significativa. A continuación describimos ciertos aspectos los cuales han mantenido incluso a las piscinas con más usuarios con agua clara como cristal. 

  1. Una buena combinación entre la química, filtración y circulación.  En las piscinas, estos tres componentes son dependientes entre sí. Casi todos los problemas que se enfrentan en las piscinas se pueden atribuir a algo relacionado con uno o más de estos aspectos. Asegúrese de que la piscina tenga un equipo del tamaño adecuado y que funcione correctamente, una circulación eficaz y una química del agua equilibrada.
  2. Productos químicos especiales.  El cloro (o bromo) no es adecuado para la oxidación de desechos orgánicos del humano (como orina, aceites corporales, sudor, protector solar, etc.). Claro, con suficiente cloro libre se puede hacer el trabajo... pero la oxidación incompleta de los desechos orgánicos crea subproductos de desinfectante (DBP) como las cloraminas. Los productos químicos especiales como las enzimas aumentan la eficiencia del cloro al descomponer directamente los desechos orgánicos y los aceites corporales. Eso significa una eliminación más completa de desechos orgánicos y menos cloraminas. Por supuesto, no impedirá que se produzcan DBP, porque el cloro aún oxidará lo que sea que se cruce en su camino... pero las enzimas pueden mejorar notablemente la calidad del agua.
  3. Ventilación adecuada (para piscinas cubiertas).  Incluso con productos químicos especiales que ayudan a manejar los desechos orgánicos producidos por el usuario, el cloro seguirá oxidando cualquier cosa que se ponga en su camino. Por lo tanto, la liberación de subproductos de desinfectante como las cloraminas es inevitable. Una vez en el aire, la química del agua ya no importa. El medio más efectivo que he visto para manejar la mala calidad del aire es el evacuator de paddock. El cual captura el aire del natatorio lo más cerca posible de la fuente, antes de que pueda recircular a través del sistema de ventilación.
  4. Sistema de tratamiento de aire bien diseñado (para piscinas cubiertas). Para que un sistema de ventilación de captura de fuente como el Evacuator funcione, debe coincidir con el sistema de manejo de aire y sus patrones de flujo de aire. Los conductos mal diseñados y las unidades de deshumidificación de tamaño insuficiente son un problema común en las piscinas. Deben poder introducir una cantidad adecuada de aire exterior y llevarlo a la zona de respiración.
  5. Desinfección secundaria.  Los sistemas de desinfección secundaria disponibles más comunes son los rayos ultravioleta y el ozono. También hay nuevos sistemas de oxidación secundaria, como la oxidación de oxi-radicales. Estos sistemas no reemplazan la necesidad de un desinfectante primario como el cloro, pero pueden ayudar a reforzarlo. Su defecto es que dependen completamente de la efectividad de la circulación de su piscina, ya que están ubicadas en la sala de bombas, no en la piscina misma.

Agua y aire más limpios, de mejor calidad

Depender en los 5 elementos listados arriba pueden ayudarle a su piscina (y equipo de mantenimiento) a manejar contaminantes como la urina y cuando todos los componentes trabajan juntos, los resultados pueden ser increíbles. 

Imagínese una piscina que puede manejar la orina, sin tener que preocuparse por problemas de calidad del aire o del agua.  Tendría buena circulación, filtración y química trabajando al mismo tiempo con un sistema de desinfección secundaria como los rayos UV. Tendría a las enzimas en el agua para encargarse de la demanda de oxidantes para que el cloro pueda concentrarse en la desinfección. En una piscina cubierta, tendría un buen sistema de manejo del aire que entregue aire fresco y limpio de manera uniforme mientras que el sistema de evacuator remueve las cloraminas directamente desde su fuente, y que si le dijera que estas piscinas si existen. 

Asi que, en lugar de poner anuncios o desear que los nadadores dejen de hacerse pipi en la piscina, tiene que asumir que lo seguirán haciendo por el resto de la vida y abordar el problema de frente. 

Desear que las cosas mejoren, no es una estrategia. 

Suscribirse a notificaciones por email

Artículos Recientes