You are here: Home / Blog / Los fosfatos en el agua de las piscinas

Los fosfatos en el agua de las piscinas

July 31, 2018
/

¿Alguna vez alguien te ha hablado acerca de los fosfatos presentes en el agua de las piscinas? ¿Sabes lo qué son, o lo qué hacen a la estructura de la misma? La mayoría de las personas responde que no, y eso incluye a muchos profesionales que nunca han tenido que lidiar con los fosfatos.

En cambio, Orenda ha hecho un arduo trabajo de investigación y de desarrollo para formular su ecoamigable removedor de fosfato PR-10,000. Este artículo es solo una compilación de información proveniente de varias búsquedas resumidas y simplificadas para ti. Tenemos además otro que profundiza mucho más en lo que son los diferentes tipos de fosfato.

¿Qué son los fosfatos?

Los fosfatos son compuestos que contienen fósforo. Comparado con otros temas relacionados con las piscinas, existe en Internet muy poca información científica sobre ellos. Pero hay ciertas fuentes confiables. Un ejemplo es la página del Centro de Investigación sobre el Agua (Water Research Center en inglés) que dice lo siguiente:

«Los fosfatos existen en tres formas: ortofosfato, metafosfato (conocido también como “polifosfato”) y el fosfato orgánicamente enlazado. Cada una contiene fósforo en un nivel químico diferente. De igual manera, pueden estar presentes en animales y plantas vivos y también en estado de descomposición, como iones libres o débilmente unidos entre sí en sistemas acuosos, químicamente enlazados a los sedimentos y a los suelos o como mezclas minerales que pueden aparecer en tierra, rocas y sedimentos».

fertilizer-by-pool-e1506634072477

Los fertilizantes contienen fosfatos.

Estos últimos, con la acción de la lluvia y del viento, frecuentemente terminan siendo llevados hacia las piscinas.

Dicho de otra forma: los fosfatos están presentes en la tierra, la cual es una combinación de rocas desintegradas (que contienen fósforo en ellas), y en restos de plantas y de animales. Se los puede hallar también en fertilizantes, al igual que en otras sustancias químicas (tales como partículas de metal, cuyas bases están compuestas por fosfato).

Los fosfatos no son siempre algo malo. Por ejemplo, ¿recuerdas la crisis de agua que ocurrió durante 2015 en Flint, Michigan? Pues bien, resulta que una de las soluciones a ese problema utilizadas por el departamento local de salud consiste en añadirle al agua fosfatos. Estos aumentan en gran medida el revestimiento del interior de las tuberías de plomo, y de ese modo se reduce la cantidad de ese componente en el agua.

Flint no es la única ciudad que ha utilizado fosfatos para proteger sus cañerías de agua contra la corrosión interna. Como resultado de ello, puedes estar seguro de que si llenas tu piscina con agua corriente es muy probable que haya ácido fosfórico en ella desde el comienzo. De acuerdo con una fuente, en todo caso, menos del 20% de los municipios de Estados Unidos tienen un nivel considerable de dicho ácido en su agua pública.

shutterstock_139894231-300x199-1

Los fosfatos son alimento para las algas. Sin embargo, el hecho de removerlos no necesariamente las destruye.

Desde que los fosfatos comienzan a aparecer en el ecosistema a tu alrededor, inevitablemente terminan introduciéndose en el agua de tu piscina. Esto, de muchas maneras más que solo mediante el agua de la cañería pública: a través de la lluvia o de los desechos concentrados en el suelo, con las hojas que caen en la piscina, entre otras.

Para las que están al aire libre, se trata de algo imposible de evitar. A pesar de ser una molestia los fosfatos rara vez son discutidos en los cursos de Operador Certificado de Piscinas. Para muchos expertos, no representan realmente un problema. Por el contrario, les parece que las algas sí lo son, y de ellas sí quieren hablar.

Con todo el respeto debido, nosotros no estamos de acuerdo con esa postura.

Indicadores de altas cantidades de fosfato  

Las pocas investigaciones disponibles parecen sugerir que los fosfatos, a lo sumo, afectan muy poco la claridad del agua. De hecho, muchos expertos sostienen que no son un problema si tu piscina está apropiadamente balanceada. Para ello, se basan en que el síntoma más común y fácil de detectar son las algas; y estas pueden ser eliminadas mediante cloro y sus componentes de apoyo siempre y cuando la misma se halle en un equilibrio total.

Aunque rara vez hay que hacerlo, pues no siempre las algas crecen. La única forma de saber si sucede o no es revisar. En cuanto a sus consecuencias, los síntomas subsecuentes incluyen agua verdosa, manchas en la superficie, más suciedad de la habitual y arena de filtro grasienta y mugrienta.

¿Por qué tanto alboroto? ¿Acaso realmente importa que haya fosfatos en el agua de las piscinas?

La mayoría de las investigaciones sugieren que los fosfatos inorgánicos no son dañinos para las personas. Eso es conveniente, considerando que los gobiernos locales añaden ácido fosfórico al agua que bebemos. Entonces ¿por qué deberíamos preocuparnos?

Algas

Todos los artículos nos devuelven a las algas. Sí, lo entendemos: estas son un problema y los fosfatos son su comida. ¿Pero removiéndolos se previene que haya algas? La ciencia permanece indecisa al respecto, ya que hay estudios que afirman que sí mientras que otros lo niegan. En lo que todos parecen estar de acuerdo es en que el crecimiento de las algas requiere de ciertos elementos, y el fósforo es solamente uno de ellos.

Dicho proceso necesita también potasio y nitrógeno, por ejemplo. Matar las algas es el trabajo del cloro, específicamente del puro. Si el cloro no consigue aniquilar otras cosas (como los desechos orgánicos, por ejemplo), quizá no tenga la capacidad suficiente como para exterminar por completo las algas.

Sea así o no, el fósforo en todas sus formas contribuye a la eutrofización del agua. Se trata de un problema especialmente presente en lagos y estanques, pero puede tener lugar también en las piscinas.

Costos de la operación

Más químicos significan mayores costos, independientemente de cuáles utilices. Una piscina saludable y balanceada que reciba mantenimiento de forma regular quizá no necesite que se le añada fosfatos a menudo.

Los productos removedores de fosfato pueden acarrearte grandes gastos si los usas regularmente. Así, que todo dependerá de tus posibilidades económicas. Si tu piscina presenta problemas de modo constante mejor pide ayuda. Cada una es única y debería ser tratada como tal.

¿Vale la pena probar los niveles de fosfato?

PR-10000-sizes-copy-300x251-1

Sí, el conocimiento es poder. Los kits de pruebas de presencia de fosfato son fáciles de hallar en cualquier tienda de suplementos para piscinas, además de muy económicas y fáciles de utilizar. No puede ser malo saber contra qué te enfrentas.

Los niveles por debajo de los 250ppb son considerados insignificantes. Los que están entre 250 y 500 ppb deben ser tomados en cuenta cuando se balancea el resto de los químicos. Y, los que superan el 500ppb deben ser tratados de inmediato. Es muy recomendable que revises una vez por mes los niveles de fosfato presentes en tu piscina.

Puede suceder que el dueño u operador de una piscina tenga la meta de empezar la sesión con un tratamiento de PR-10,000 y terminarla de igual manera. Dependiendo de las variables de tu área, hacerlo una sola vez podría ser suficiente. Si no es así, utiliza el calculador de dosificación que está en nuestro sitio web.

Fuente:

Traducción del artículo http://blog.orendatech.com/phosphates-pool-water

Subscribe to Email Updates

Recent Articles